martes, 31 de enero de 2012

Mi rincón vintage

Este verano me dio por leer blogs sobre restauración de muebles, supongo porque mis padres tienen un montón en el pueblo que se podrían restaurar. Otro día os enseñaré cómo quedaron algunos de ellos, es increíble la transformación que puede tener un mueble con una pequeña restauración. De querer deshacerte de él, a quererlo poner en tu casa.

Pues en una de éstas estaba cuando iba con mi niña por la calle y me encontré con una mesilla al lado de los contenedores de basura, en cualquier otro momento, cualquier otro día antes, no le hubiera prestado atención, pero entonces tenía el chip (y la sed) de restaurar todo lo que me pusieran por delante, en otro momento, otro día, no me hubiera atrevido a hacer lo que hice... ¡cogerlo!, me armé de valor (y de maña, mucha maña) para cargarla en el carro de la niña y llevarla a casa... la verdad que recorrí una distancia considerable, pero llegué con mi pequeño tesoro.


Muy a mi pesar me la llevé al pueblo, no es plan de darle a la lijadora en un piso, aparte de la que se puede liar, así que tuve que esperar, y en los ratos que la peque me dejaba la iba lijando, reparando grietas...

Y ¡he aquí el resultado!



Además de muebles, mis padres cuentan con pequeños tesoros olvidados en rincones del trastero, como este reloj y este espejo...


¿Qué no son una pasada?


También le quise dar un toque más de color haciendo este marco de crochet que vi en Lola Nova ¡me pareció ideal para este riconcito!


No me quedó muy allá, pero ahí está, hecho con mucho mimo y mucha ilusión.

Y este es mi pequeño rincón vintage, me encanta mirarlo y me gusta saber que lo he "creado" yo, ¿os animáis a restaurar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada